jueves, 8 de junio de 2017

El trajecito

           El traje femenino deriva del masculino, por lo cual se lo asocia con el poder, es el uniforme de la autoridad. No debe ser llamativo, ya que su función es hacer que quien lo lleve luzca elegante.

Un buen traje puede hacer que una mujer luzca más alta, delgada, fuerte y segura de lo que realmente es. Con falda, el traje es utilizado para situaciones formales, mientras que con pantalón podemos utilizarlo para toda ocasión.
El traje de hombre apareció a fines del siglo XVIII. En la primera década del siglo XIX la ropa masculina se concentraba en la simplicidad y utilitarismo mientras que las mujeres usaban corsés con huesos de ballena, mangas ajustadas que hacían imposible levantar los brazos, faldas que demandaban seis metros de tela y miriñaques que sobresalían como extraños e inútiles apéndices.
En los inicios del siglo XX el inglés John Redfern diseñó un traje compuesto por falda y chaqueta adecuado para las exigencias urbanas de las mujeres: el vestido trotteur, cuya falda descubre por primera vez el pie y facilita mucho el andar respecto al estilo anterior.

            La Primera Guerra Mundial (1914-1918) hizo que las mujeres tuvieran que ocupar los puestos de trabajo dejados por los hombres, y ante la incomodidad de trabajar con vestidos largos fue necesario un cambio de indumentaria.
            Ante esta necesidad reapareció la silueta natural de la mujer, se eliminó el corsé y aparecieron modas mucho más cómodas como las faldas hasta casi media pantorrilla que dejaban ver las piernas. Comenzaron a incorporarse los trajes sastre y el corte con influencia masculina para las mujeres que trabajaban.
La década de 1920 descubre a una nueva mujer que trabaja y que se atreve a mostrar las piernas. En esta época la modista francesa Coco Chanel revolucionó la forma de vestir de la mujer al establecer el largo de la pollera a la rodilla (largo Chanel) e incorporar a su guardarropa una prenda que hasta el momento había sido de exclusivo patrimonio masculino, los pantalones. De esta forma se popularizó el uso del tailleur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te gustó este post además de escribir un comentario hacé click en la publicidad para ayudarme a mantener el blog! Muchas gracias!!